sábado, 4 de enero de 2014

Mamarracho

Con una simple palabra se puede definir la velada de esta noche en la reinauguración del Gimnasio 1 del legendario Piso de Deportes.

Mamarracho puede redondear absolutamente cada situación vivida de la cual solo se salvan algunos protagonistas sobre el ring.

Mamarracho de organización: el ingreso fue atropellado y desordenado, dándole privilegio a la gente de remera naranja (párrafo que tocaré más adelante) por sobre las personas que habían adquirido la entrada (la cual había sido entregada en forma gratuita y al voleo). Estos últimos debieron colocarse donde pudieron ya que las gradas estaban totalmente ocupadas por la gente "llevada por Scioli".

Mamarracho de inauguración: como es costumbre en esta ciudad (y porque no en este país) se inauguran las obras cuando no están listas (nueva terminal, vieja terminal, etc.). La necesidad de una obra completa sobre el C.E.F. nro. 1 no es ni más ni menos que una deuda, nada por lo que aplaudir porque estos gobiernos que hoy están de turno permanecen desde el 2007 en sus lugares y tuvieron tiempo oportunamente de ver el estado terrible del edificio. Aún así, todavía el gimnasio está remodelado por la mitad y el resto de las instalaciones esta lejos de ser lo que deberían. Sin ir más lejos, aún vemos sobrevolando el recinto las palomas que se adueñaron del lugar y no lo quieren dejar.

Mamarracho de festival: Si bien hubo un par de peleas que despertaron a la gente (el Petiso Roberto Marín se ganó la mayor ovación de la noche), fue impresentable lo de Sergio Ferreyros, un hombre de 38 años con un record de 0-6-2 y un estado físico terrible que subió al ring a dar lástima y a hacerme pensar que la licencia se le otorga a cualquier persona sin un estricto control. A pesar de eso, lo peor de la noche sin dudas fue lo de Victor Ramírez. Un boxeador al que están intentando rearmarle la carrera rapidamente ya que no peleaba desde la apabullante y humillante derrota ante Marco Huck en 2009 y volvió a hacerlo ante un rival sudafricano hace menos de un mes. En esta oportunidad recurrieron a un compañero de gimnasio el cual regaló su honor a cambio de no salir lastimado ya que si bien la victoria de Ramírez fue clara, no lanzó golpes de poder en los 10 rounds de la pelea. Todo esto con un Alberto Samid, empresario de la carne muy ligado al gobierno y conocido por su golpe a Mauro Viale, alentando con unos anteojos bizarros y una bata que dictaba que el era "El Rey de la Carne", desde el ringside.
Para culminar esta parte del mamarracho, a la hora de subir al ring Daniela "La Bonita" Bermúdez para luchar por el título mundial ante Linda Laura Lecca, la mitad del público, los muchachos de naranja, ya se habían retirado junto con las autoridades provinciales dejando un estadio semivacío para la pelea de fondo.
Otro detalle no menor fue la falta de boxeadores de nuestra ciudad en la cartelera, un detalle imperdonable.


Mamarracho del gobierno: lo más duro en lo personal fue ver como utilizaban a los chicos de los gimnasios de Mar del Plata para realizar su campaña política. No soy amigo de los aparatos políticos, y en este caso se fue muy lejos. Los chicos de los gimnasios de Mar del Plata debían entrar al recinto con una remera naranja en alusión a Daniel Scioli y "Manino" Iriart. El boxeo es utilizado como herramienta política desde los años de Perón cuando se generó un ídolo que tenía mucha más labia que calidad como fue "El Mono" Gatica. Más cercano en el tiempo el gobierno nacional se hizo cargo de todo lo relacionado a la pelea de Sergio "Maravilla" Martínez ante Martin Murray y lo utilizó como bandera. Pero en este caso, la conjunción de factores hizo que el resultado final fuera nefasto.

El boxeo se manchó, nuevamente, en nuestra ciudad. Esta vez sin el escándalo generado por Camioneros en las peleas de Lazarte. Esta vez no hubo violencia y los protagonistas lograron salir sin custodia. Pero nuevamente, los mismos de siempre se encargaron de ensuciar un deporte tan digno en sus bases.

El boxeo profesional en Argentina está en decadencia por culpa de esta gente y no veo señales de cambio.

3 comentarios:

  1. Y los Tecnicos de los gimnasios de Mar del Plata no tendran responsabilidad de haber dejado que sus pupilos sean usados?

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente creo que es algo que excede la capacidad ética y de organización que puedan tener los entrenadores o dueños de gimnasio. Lo único que hicieron fue informar acerca de la posibilidad de ir a ver la pelea gratis, el resto es mera responsabilidad del aparato. Ninguno de los chicos con los que tuve la posibilidad de hablar sabía en un primer momento que el requisito para entrar era ponerse la remera. Si a mi un dirigente me dice que puedo pasar a ver River-Boca sin cargo, la verdad no voy a buscar el porque. Y si yo te invito a vos, tampoco me vas a preguntar que nos van a pedir a cambio. Ahora, si cuando llegamos ahí nos obligan a ponernos una remera con el nombre de un candidato, vos no te la pondrías?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sea el partido que sea y donde sea,no me pondria ninguna remera a cambio de entrar,pero eso esta en cada uno,no critico que lo hagan,muchisima gente del boxeo sabia como iba a ser el ingreso,y desde ya dejo de lado a todos los chicos ,que ellos se que no sabian como era,pero si se que los dueños de los gym si,pero bueno no es novedad que en muchos casos se utilicen a los chicos no?

      Eliminar